Subió Jesús a la montaña y se sentó allí con sus discípulos. Levantó los ojos y al ver que acudía mucha gente, dice a Felipe: ¿Con qué compraremos panes para




ИмеSubió Jesús a la montaña y se sentó allí con sus discípulos. Levantó los ojos y al ver que acudía mucha gente, dice a Felipe: ¿Con qué compraremos panes para
Дата на преобразуване13.12.2012
Размер6.16 Kb.
ТипДокументация
източникhttp://www.aviaceli.com/descarga/DOXVII.B7.docx
Subió Jesús a la montaña y se sentó allí con sus discípulos. Levantó los ojos y al ver que acudía mucha gente, dice a Felipe: ¿Con qué compraremos panes para que coman éstos? Lo decía para tentarlo, pues bien sabía él lo que iba a hacer. En este relato de la multiplicación de los panes y de los peces, según san Juan, Jesús se da cuenta de las multitudes que le han seguido en aquel descampado y que tienen necesidad de pan; pero ni Jesús ni sus apóstoles tienen medios humanos para resolver el problema. Pero el evangelista subraya que Jesús sabía muy bien lo que iba a hacer. Hace sentar a los presentes, como si fueran a participar a un banquete; toma los panes, dice la acción de gracias y los reparte a todos los presentes, y lo mismo todo lo que quisieron del pescado. Aquellos pocos panes y peces no sólo bastaron para satisfacer el hambre de aquella gente, sino que sobraron doce canastas.

El evangelista con este relato quiere atraer nuestra atención hacia la persona de Jesús como principal protagonista. La multitud, los discípulos, los mismos panes y peces multiplicados quedan en una discreta penumbra. En esta escena, Jesús es el enviado de Dios que cumple su misión, que propone un signo, para que aceptemos su mensaje y actuemos en consecuencia. Jesús multiplica unos pocos panes y peces para saciar a cinco mil hombres que le seguían, pero su misión no es resolver los problemas del hambre del mundo. Sus signos, sus milagros, son simplemente señales que quieren despertar nuestro ánimo, para recibir un mensaje.

Para entender el relato de la multiplicación de los panes en el evangelio de Juan ha de leerse el largo discurso del capítulo sexto, que leeremos en domingos sucesivos y que presenta a Jesús como pan de vida, es decir, pan capaz de suscitar y mantener vida en sentido espiritual. Sólo desde esta perspectiva se explica que Jesús haya aceptado el riesgo que supone dar de comer a cinco mil personas, pues la reacción popular se palpa inmediatamente: “Iban a llevárselo para proclamarlo rey”. Saciar el hambre de cinco mil personas sin ningún esfuerzo de los interesados puede inducir a una forma de mesianismo fácil e inútil, como puede ser proclamar rey al autor del hecho.

Del mismo modo que Jesús siente piedad de aquellos hombres, que por escucharle han quedado sin provisiones, no puede quedar indiferente ante situaciones mucho más graves. En efecto, un clamor resuena hoy en el mundo, pues hay hambre de pan y sed de agua, mueren muchas personas porque les falta lo necesario para subsistir. En este sentido hemos de entender la pregunta que Jesús hace a Felipe: ¿Con qué compraremos panes para que coman éstos? Lo que dice Jesús va más allá de aquel preciso momento, tiene un alcance más amplio. Jesús trata de involucrar a sus discípulos, para hacerles conscientes de los problemas planteados, como puede ser por ejemplo los problemas de la alimentación de la humanidad, cuestión de actualidad e importancia, cuya solución depende ciertamente de medidas técnicas que entran de lleno en las capacidades del hombre, pero que requieren una buena dosis de amor a los semejantes y de espíritu de colaboración.

Ante situaciones semejantes, el discípulo de Jesús, aunque de entrada sienta una real impotencia, en cuanto no puede solucionar nada por sí mismo o incluso por la buena voluntad de unos pocos, si que puede ser fermento para sensibilizar a los demás, a la sociedad y lograr que lo que parecía imposible pueda llegar a ser una realidad. En una noche oscura, una cerilla encendida no resuelve nada. Si miles de personas encienden cada una su cerilla, la tiniebla disminuye. Si cada uno de los hombres y de las mujeres se deciden a aportar sus pequeños cinco panes, sin duda Dios podrá intervenir de nuevo y hacer posible lo que antes parecía inalcanzable.

Свързани:

Subió Jesús a la montaña y se sentó allí con sus discípulos. Levantó los ojos y al ver que acudía mucha gente, dice a Felipe: ¿Con qué compraremos panes para icon¿También vosotros queréis marcharos? Con estas palabras a sus doce discípulos, Jesús indica la existencia de una crisis en su relación humana. Jesús, al

Subió Jesús a la montaña y se sentó allí con sus discípulos. Levantó los ojos y al ver que acudía mucha gente, dice a Felipe: ¿Con qué compraremos panes para iconPara referirse a la gente con intereses particularmente en

Subió Jesús a la montaña y se sentó allí con sus discípulos. Levantó los ojos y al ver que acudía mucha gente, dice a Felipe: ¿Con qué compraremos panes para iconEl modelo 07 de Nokia ha sido embellecido con chapado de oro de 18 quilates, con cristal de zafiro y forrado en cuero (disponible en color beige y negro) para

Subió Jesús a la montaña y se sentó allí con sus discípulos. Levantó los ojos y al ver que acudía mucha gente, dice a Felipe: ¿Con qué compraremos panes para icon¿Quién dice la gente que soy yo? ¿Quién decís vosotros que soy yo? Jesús plantea una cuestión, que aún hoy tiene una indudable importancia. Jesús suscitaba

Subió Jesús a la montaña y se sentó allí con sus discípulos. Levantó los ojos y al ver que acudía mucha gente, dice a Felipe: ¿Con qué compraremos panes para iconAquí te exponemos una breve descripción de los principales dioses Egipcios, sus representaciones, sus significados y las relaciones que los unían

Subió Jesús a la montaña y se sentó allí con sus discípulos. Levantó los ojos y al ver que acudía mucha gente, dice a Felipe: ¿Con qué compraremos panes para iconBasi con cori sincronizzate con testo

Subió Jesús a la montaña y se sentó allí con sus discípulos. Levantó los ojos y al ver que acudía mucha gente, dice a Felipe: ¿Con qué compraremos panes para iconMaestro bueno, ¿qué haré para heredar la vida eterna? No era una novedad la pregunta formulada a Jesús, pues varios pasajes de la Biblia proponen la misma

Subió Jesús a la montaña y se sentó allí con sus discípulos. Levantó los ojos y al ver que acudía mucha gente, dice a Felipe: ¿Con qué compraremos panes para iconHace mucho tiempo se me apareció el Señor y me dijo: Con amor eterno te he amado;  por eso te sigo con fidelidad. (Jeremías 31: 3)

Subió Jesús a la montaña y se sentó allí con sus discípulos. Levantó los ojos y al ver que acudía mucha gente, dice a Felipe: ¿Con qué compraremos panes para iconPresentaron a Jesús un sordo que apenas podía hablar y le piden que le imponga las manos, nos dice el evangelio de este domingo. Para nosotros, hombres del

Subió Jesús a la montaña y se sentó allí con sus discípulos. Levantó los ojos y al ver que acudía mucha gente, dice a Felipe: ¿Con qué compraremos panes para iconIl nostro quartiere venne istituito con deliberazione governatoriale IL 24 maggio 1926 e assunse IL nome di Savoia; con deliberazione del 13 settembre 1946 IL

Поставете бутон на вашия сайт:
Документация


Базата данни е защитена от авторски права ©bgconv.com 2012
прилага по отношение на администрацията
Документация
Дом