Jesús llamó a los Doce y los fue enviando de dos en dos. Ellos salieron a predicar la conversión. Estas sencillas afirmaciones definen la impresionante realidad




ИмеJesús llamó a los Doce y los fue enviando de dos en dos. Ellos salieron a predicar la conversión. Estas sencillas afirmaciones definen la impresionante realidad
Дата на преобразуване13.12.2012
Размер6.09 Kb.
ТипДокументация
източникhttp://www.aviaceli.com/descarga/DOXV.B7.docx
Jesús llamó a los Doce y los fue enviando de dos en dos. Ellos salieron a predicar la conversión. Estas sencillas afirmaciones definen la impresionante realidad del fenómeno humano y religioso que conocemos como cristianismo y que inició en los primeros años de nuestra era, gracias a la acción de un pequeño grupo de hombres, que, no fijándose en sus propios límites, se lanzaron a una obra ingente. Aquellos doce hombres, que llamamos apóstoles, fueron escogidos por Jesús para ser enviados para anunciar un mensaje humanamente no demsiado atrayente como puede ser la conversión. Jesús, el Hijo de Dios hecho hombre, no dudó en escoger a unos personajes de su entorno para confiarles la ingrata tarea de difundir a todos el mensaje de salvación que el Padre le había encomendado. Ingrata tarea, dado que supone un esfuerzo nada despreciable acercarse a los demás, solicitar y obtener su atención inicial, con la esperanza de llegar a convencerles, y obtener de ellos la aquiescencia y la aceptación del mensaje transmitido.

Pero, como dice el proverbio, no hay peor sordo que el que no quiere escuchar. En la primera lectura se recordaba el rechazo que el profeta Amós encontró, sobre todo en los responsables religiosos de su tiempo. Pastor y cultivador de higos, este hombre sencillo y rudo, fue llamado por Dios para levantar la voz y sacudir el espíritu de quienes reposaban en un cómodo y pacífico bienestar, fruto de la injusticia social y de la insensibilidad del espíritu de aquel momento histórico en Israel. Amós sólo tiene en su favor el mandato y la fuerza de Dios. Con humildad y generosidad responde a la llamada y ejerce su ministerio con constancia, superando los contratiempos. La figura de Amós representa un ejemplo actual del misterio de la llamada de Dios y la respuesta del llamado, que no se deja amedrentar por la oposición encontrada o el desánimo ante los obstáculos.

El evangelio habla hoy de las advertencias que Jesús hizo a sus apóstoles, poniéndoles en guardia ante la sensación de fracaso que supone la no aceptación del esfuerzo para transmitir el mensaje, así como la inutilidad de los trabajos que les esperaban. Suscita admiración contemplar hoy la acción evangelizadora de aquellos hombres, humanamente poco preparados, que asumieron la árdua tarea de dirigirse al mundo greco-romano, rico y potente cultural y espiritualmente y, al mismo tiempo, psicológicamente poco dispuesto al mensaje centrado en la cruz y la resurrección de Jesús. Una mirada a la historia de la predicación de la fe cristiana enseña que nunca ha sido fácil la evangelización, y que sólo ha obtenido resultados tangibles cuando se ha superado la frustración del insuceso con la generosa dedicación e insistencia. Muchos apóstoles y misioneros han visto como esfuerzos de años han sido borrados en un instante, imponiendo comenzar de nuevo. Y lo hacían porque estaban convencidos que se les había encargado el anuncio, no de una idea propia sino el mensaje de vida que Dios mismo ofrece a los hombres.

Una primera consecuencia conviene sacar de esta realidad: El mensaje que Jesús ha confiado a sus apóstoles y enviados, y que ahora ha de comunicar la Iglesia de los creyentes, es demasiado importante para dejarse vencer por pequeños fracasos. Se puede perder una batalla sin perder la guerra. Hay que insistir, una y repetidas ocasiones, pues la llamada divina de la conversión de por sí no es agradable y aceptable, y es fácil entender la oposición que supone su anuncio. Además, ser evangelizador supone asumir la realidad pura y dura de una coherencia extrema entre la palabra anunciada y la vida de cada día. Hoy se habla mucho de nueva evangelización. Y ésta está condenada de antemano al fracaso si los apóstoles del momento no viven lo que predican y enseñan. Dice el proverbio: Obras son amores y no buenas razones. Porque vivieron lo que enseñaban los primeros apóstoles conviertieron el mundo de entonces. Queda claro el camino a seguir para la tarea que nos espera en el mundo de hoy.

Свързани:

Jesús llamó a los Doce y los fue enviando de dos en dos. Ellos salieron a predicar la conversión. Estas sencillas afirmaciones definen la impresionante realidad iconЛекция 11 Операционна система dos
Голяма част от потребителите на кс не я възприемат като програма, а като вградена в компютъра система от управляващи команди. Dos...
Jesús llamó a los Doce y los fue enviando de dos en dos. Ellos salieron a predicar la conversión. Estas sencillas afirmaciones definen la impresionante realidad iconЛекция 7 Операционна система dos
Голяма част от потребителите на рс не я възприемат като програма, а като вградена в компютъра система от управляващи команди. Dos...
Jesús llamó a los Doce y los fue enviando de dos en dos. Ellos salieron a predicar la conversión. Estas sencillas afirmaciones definen la impresionante realidad iconHistorias de la mitología nórdica La guerra entre los Aesir y los Vanir La muralla del Asgard La prueba de Thor a Alvis Los tesoros de los Aesir El viaje de Thor a Jotunheim El festín de los Einheriar La captura de los hijos de Loki

Jesús llamó a los Doce y los fue enviando de dos en dos. Ellos salieron a predicar la conversión. Estas sencillas afirmaciones definen la impresionante realidad iconEl campeón del mundo gana por 1,5-0,5 tras los dos primeros asaltos

Jesús llamó a los Doce y los fue enviando de dos en dos. Ellos salieron a predicar la conversión. Estas sencillas afirmaciones definen la impresionante realidad icon¿También vosotros queréis marcharos? Con estas palabras a sus doce discípulos, Jesús indica la existencia de una crisis en su relación humana. Jesús, al

Jesús llamó a los Doce y los fue enviando de dos en dos. Ellos salieron a predicar la conversión. Estas sencillas afirmaciones definen la impresionante realidad iconA los presbíteros y diáconos
«haced esto en conmemoración mía» (Lc 22, 19), las palabras pronunciadas por Él hace dos mil años
Jesús llamó a los Doce y los fue enviando de dos en dos. Ellos salieron a predicar la conversión. Estas sencillas afirmaciones definen la impresionante realidad iconConcédenos sentarnos en tu gloria uno a tu derecha y el otro a tu izquierda. El evangelio habla hoy de Santiago y Juan, dos de los discípulos preferidos por

Jesús llamó a los Doce y los fue enviando de dos en dos. Ellos salieron a predicar la conversión. Estas sencillas afirmaciones definen la impresionante realidad iconR//= La electricidad es un fenómeno físico que se manifiesta naturalmente en los rayos, las   descargas   eléctricas producidas por el rozamiento (electricidad estática) y en el funcionamiento de los   sistemas   nerviosos de los   animales, incluidos los seres humanos. También se denomina  

Jesús llamó a los Doce y los fue enviando de dos en dos. Ellos salieron a predicar la conversión. Estas sencillas afirmaciones definen la impresionante realidad iconLos retos psicosociales de la ciudad: La acción de los individuos en los espacios urbanos

Jesús llamó a los Doce y los fue enviando de dos en dos. Ellos salieron a predicar la conversión. Estas sencillas afirmaciones definen la impresionante realidad iconAnexo II lista dos africanos (com excepção dos "comandos") fuzilados na Guiné

Поставете бутон на вашия сайт:
Документация


Базата данни е защитена от авторски права ©bgconv.com 2012
прилага по отношение на администрацията
Документация
Дом